El coche volador!

Le dijeron que no volviera a usar el sistema de turbopropulsión, que lo de Kitt no se puede replicar, pero no hizo caso… Menos mal que un pobre desgraciado había dejado su coche estacionado en el lugar perfecto para capturar el momento.