CMdJJ: HIKIKOMORI

La Edad Media se caracterizó por contener el movimiento social más punk que el ser humano ha conocido hasta la fecha. Una de las performance más guays que podían verse era el conocido como “voto de tinieblas” por el que las religiosas pedían ser tapiadas durante el resto de su vida en su habitación dejando solo un agujerito para poder meter la comida y sacar la caca. Ya en pleno siglo XXI, un extraño síndrome impide a miles de jóvenes japoneses salir de su habitación. Los médicos lo están flipando y de momento solo alcanzan a ponerle nombre: HIKIKOMORI! BONUS!: Esta semana recordamos a la abuela octogenaria cachonda que quiso pasarse de guay y además os invitamos a descubrir una joya del cine de autor para tener algo de qué hablar con la peña si un día te invitan a Studio54! Este pequeño documental está rodado con ese royo que tienen las producciones de La 2 que da tanto gusto porque cuando lo ves tú también te sientes funcionario… ¿se me entiende? ; El documento dibuja la realidad de chavales del imperio del sol naciente, que a la hora de enfrentarse a lo que la sociedad les exige, no se ven capaces y terminan por aislarse del mundo. En muchos casos lo hacen para siempre. La reflexión a la que muchos pensadores llegan es: ¿la realidad natural del hombre en su forma más libre y menos intoxicada (la infancia) está enviando a la sociedad de competitividad y consumo que hemos creado un mensaje de rechazo? Laverne Everett, tomándose demasiado al pie de la letra esas series y pelis de ficción que presentan a una abuela “moderna” y “cachonda” como Tira a Mama del tren (1987), Cosas de Casa (1989) o Hot in Cleveland (2010), quiso celebrar su 80 cumpleaños saltando en paracaídas. Esa moda es muy años 00s pero bueno, tampoco podemos pedirle a la vieja ser Trendsetter . La cosa es que en el último momento se arrepiente (¡quiero vivir! ¿perdona?) pero el monitor la da el empujoncito que necesitaba. Algo debía olerse Laverne porque la hijadeputa iba sin amarrar y sin paracaídas. Y para terminar, deciros que me acabo de arrepentir sobre el tráiler de película retromoderna pretenciosa que os iba a meter (quizá la semana que viene), porque en realidad lo que quiero es dejarme de tonterías y recomendaros una peli de Zombies que lo petó en Sitges el 2016. A estas alturas pensar en una nueva propuesta “original” de cine Zombie echa bastante para atrás y da mucha pereza, pero es que en este caso realmente la propuesta funciona. La peli es de autor, y se nota. Colin Minihan firma una cinta que salvado defectos que en mi opinión tienen que ver con la inseguridad como director se su autor, estaba destinada a ser una obra maestra del cine. Trata de una guarrilla de las Vegas de estas que llevan abrigos mini de piel y desayunan con coca, que viaja con su novio chulo maltratador por el desierto camino de un aeropuerto para escapar de la invasión. Tras dejarles tirados el coche, un zombie se come al novio y ella debe llegar al aeródromo caminando 60 km por el desierto. EL zombie no va muy rápido, pero la sigue, por lo que ambos conviven solos completamente aislados durante una semana. En ese tiempo ((SPOILER)) la protagonista se conoce a sí misma y descubre que en realidad ese zombie es la mejor pareja que ha tenido nunca. IT STAINS THE SANDS RED Feliz fin de semana amigos