Un ejemplo de juego limpio

fair-play Pocas veces se ve un ejemplo de juego limpio así. En la Bundesliga, el centrocampista del Werder Bremen Aaron Hunt se dejó caer en el área rival y el arbitro señaló penalti. Inmediatamente el jugador reaccionó y corrigió al árbitro indicándole que no había sido.