El balancín humano gigante

balancin-fail-abuelosPrimera y última reunión de antiguos alumnos. Todo iba bien, era una jornada campestre para recordar viejas anécdotas hasta que al ‘jovenzuelo’ del grupo se le ocurrió que los catorce podrían subirse al balancín gigante. A todos les pareció una idea cojonuda.

balancin-humano (*) El mismo que lo propuso, el cabrón del grupo, por la noche le cambió el nombre al grupo de WhatsApp por ‘El club de las caderas rotas’ y le puso de icono una foto de Tyler Durden.