Cuando el hambre aprieta

Cuando el hambre aprietaCuando el hambre aprieta y sólo hay un único plato para dos comensales salen a la luz los verdaderos instintos primarios. Un niño y un perro tienen mucha hambre. El juego es simple: El primero que diga ‘MAMA’ se lleva un bocado.

Cuando el hambre aprieta mama-nino-perro2