Asustando al jefe disfrazado de oso

Asustando al jefe Para perder tu puesto de trabajo sólo necesitas dos cosas, un disfraz de oso y un compinche que grabe el momento para la posteridad. Luego sólo tienes que esperar que llegue el jefe de obra y darle el susto de su vida.

Tampoco vale cualquier disfraz de los chinos, tiene que ser realista. Sólo es un segundo de contacto visual, pero tiene que ser intenso. Nivel mínimo, que pudieran habitar en el museo de cera de Madrid. Oso de alta gama tipo:

osos-disfraces